¿CÓMO SENTIR LOS DERECHOS HUMANOS?

 

      Generalmente los derechos humanos se pretenden identificar a través de las normas. Pensar en la respuesta invita a reformular el cómo realmente llegar a conocer qué son los derechos humanos, hecho que se logra sólo al experimentarlos, para compartir la experiencia, una vez se ha vivido. El sentirse un ser humano con satisfacción de sus derechos implica que no solo un individuo los posea, sino que su otro, representado en todos los demás humanos, todos diferentes pero con una única similitud, la esencia de humanidad, también los puedan gozar.

      Los derechos humanos se constituyen en el reto del uso de las liberdades fundamentales, en especial de la libertad de pensamiento, un reto consigo mismo, para construirse, y lograr construir comunidad, escenarios posibles, visible en sociedades en pacífica convivencia. Es un estado del individuo que busca y extraña cuando lo ha experimentado, así sea por un solo segundo en lo vivido. El conflicto del ser humano, lleva al conflicto con el otro, dando nacimiento a los derechos humanos, tornando gaseoso su entendimiento ya que su forma de concimiento es a través de la violación y la forma de protección a través de la sanción, es decir, el individuo no logra identificarlos en su propia realidad, en su cotidiano, por lo tanto, hasta que esto no suceda, no puede decir que conoce qué son los derechos humanos y que se está en un Estado social de derecho. 

      Pero los derechos humanos van más allá del Estado, de esperar que ese ente ficticio de creación humana, compuesto de territorio y población, actúe frente a la barbarie del individuo, es dar un sentido común a los derechos humanos, construídos desde la realidad, que implica detenerse a reflexionar sobre las decisiones, las órdenes impartidas, recibidas, cumplidas, sobre el equilibrio del ser humano con él mismo y con el planeta, más aún, con el universo. Es ese sentir frente a sí mismo y frente a la realidad que lo rodea y su papel en cada una de las acciones que afectan al planeta, principalmente con la indiferencia.

      Construir el ¿cómo sentir los derechos humanos? Para su efectiva realización, es una invitación a pensar desde el corazón humano, en la construcción de qué tan humano e inhumano es cada uno, qué tanta bondad o maldad, o qué tanto de bueno o de malo, habita en sí. Ya que esta dualidad es parte de la condición humana, que habita en todos los individuos, en los seres humanos.

      Hacer conciencia de los derechos humanos en su vida y a su alrededor, en los demás, en quién los concede y quién o qué los limita. Sólo los humanos.

María Carolina Estepa Becerra